Aflatoxinas, una micotoxina a tener en cuenta

admin1 Uncategorized Leave a comment

En el artículo las micotoxinas y su importancia en la alimentación porcina pudimos conocerlas a modo general y su influencia en el sector porcino; sin embargo, hoy traemos detalles que debemos considerar de las Aflatoxinas.

Las aflatoxinas son un tipo de micotoxinas originadas por el hongo Aspergillus. Puede encontrarse en productos agrícolas como el maíz y los frutos secos; ésta contaminación puede desarrollarse en el proceso de cosecha o en el almacenamiento.

La particularidad de esta toxina es que son prácticamente difíciles de detectar pues son incoloras, inodoras y sin sabor. En los alimentos es resistente a la cocción normal, esto quiere decir que, eliminarlas implica una ardua labor.  

El primer órgano en procesar este hongo es el hígado y su toxicidad es tan potente que puede causar la muerte de cualquier ser vivo con tan solo consumir un alimento o cereal infectado. 

 Principales aflatoxinas y la contaminación

 

Las aflatoxinas son toxinas importantes del género Aspergillus flavus, Aspergillus parasiticus y Aspergillus nonius. Existen al menos 13 tipos de esta toxina y las que pueden causar un daño importante son la B1 y la M1.

Durante los tiempos de sequía hay más probabilidades de contaminación de los cultivos, la humedad es baja y en altas temperaturas aumenta la cantidad de esporas de Aspergillus; la contaminación se origina por la acción de insectos sobre el cultivo. Una vez realizada la cosecha, el ambiente del almacenamiento es ideal para favorecer el desarrollo del hongo.

Las siembras más atacadas por este hongo son:

  • Cereales: maíz, trigo, sorgo.
  • Oleaginosas: algodón, soja, olivo.
  • Frutos secos: nuez, maní, cacahuete.

 

Prácticas recomendadas para minimizar las aflatoxinas presentes en materias primas destinadas para la fabricación de piensos

 

  • Realizar estudios del suelo para determinar si está en condiciones aptas para el desarrollo del cultivo.
  • Emplear semillas resistentes a la contaminación por el hongo
  • Recolectar los frutos y semillas en épocas donde no se encuentre la temperatura elevada.
  • Reducir los daños causados por la actividad de insectos en el cultivo, utilizando insecticidas aprobados.
  • Aplicar un sistema de riego uniforme y suficiente para el cultivo.
  • En la recolección se deben evitar daños mecánicos.
  • Evitar la acumulación de cultivos recolectados.
  • En el transporte y almacenamiento se deben aplicar medidas de limpieza y desinfección ante la entrada de cultivos nuevos.
  • El lugar de almacenamiento debe tener condiciones óptimas de temperatura y humedad.

Es importante realizar muestreo y análisis frecuentes a la materia prima y al pienso para corroborar que el producto final no esté contaminado por hongos.

Aflatoxicosis en cerdos

 

No podemos hablar de las aflatoxinas sin mencionar las enfermedades que afectan a los cerdos. Una de ellas es la aflatoxicosis.

La Aflatoxicosis en cerdos es una enfermedad causada por el hongo Aspergillus flavus originada al consumir alimentos con maíz, sorgo, soya o maní contaminados. Es una enfermedad que afecta el crecimiento y el sano desarrollo de los cerdos, que en ocasiones puede causar la muerte por daños hepáticos.

Síntomas

 

  • Disminución del crecimiento.
  • Cambio en la coloración de la piel y pelos, tornándose amarilla.
  • Menor consumo de alimento o rechazo total del mismo.
  • Pérdida de peso.
  • Fiebre entre 40 a 41 °C.
  • Es posible que cerdas lactantes no presentes síntomas debido a que la aflatoxina puede eliminarse a través de la leche, originando así camadas que pueden presentar intoxicación.
  • Incremento considerable de la bilirrubina.
  • Elevación en el tiempo de protrombina.
  • Problemas en la fertilidad en cerdas.
  • Daños en el hígado.
  • Inmunosupresión.

 

Causas / Diagnóstico

 

Las causas son las descritas anteriormente, cultivos afectados por la sequía y altas temperaturas, cultivos dañados por insectos o por la recolección. Tratamiento no apto en el transporte, almacenamiento y elaboración del pienso.

El diagnostico se puede lograr mediante una inspección visual y de laboratorio a la materia prima. Para medir el nivel o cantidad de aflatoxinas en los alimentos se utilizan cromatografías y ELISA.

Se debe realizar un diagnóstico diferencial para no confundir los síntomas con otras enfermedades porcinas.

Seguir las indicaciones de un veterinario experto para aplicar el tratamiento correspondiente y emplear las buenas prácticas en la recolección y almacenamiento de materias primas, son factores esenciales para disminuir la contaminación por micotoxinas.

 

 

Add a Comment

Uso de cookies y política de privacidad

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies y privacidad, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies