El calostro: un elemento fundamental en la cría del lechón…

admin1 Uncategorized Leave a comment

El calostro es la primera leche que segrega la cerda después del parto y es fundamental para el buen crecimiento del lechón (cerdo bebé). Este líquido tiene varios beneficios y es rico en anticuerpos y posee un valor nutritivo muy alto. El proceso de gestación de una cerda es de 114 días, es decir, tres meses. Cuando da a luz, su cría requiere del calostro para su formación.

En los porcinos, no hay otra etapa donde se produzcan más decesos como en la maternidad, sobre todo en los primeros días.

Por lo tanto, resulta determinante que el lechón consuma el calostro para preservarlo y que su crecimiento sea adecuado.

Los anticuerpos –de los que hablaremos más detalladamente en el texto- que aporta sirven para que el recién nacido este protegido contra todos los gérmenes que están presentes en el lugar donde haya sido dado a luz; mientras que su alto valor nutricional es esencial para contrarrestar la poca autonomía energética con la que nace el lechón, además ayuda a mantener la temperatura corporal en los primeros minutos de vida.

El calostro, aparte de ser una rica fuente de nutrientes, tiene una elevada digestibilidad y una gran cantidad de agentes de crecimiento natural que apoyan el buen desarrollo de los órganos vitales y del tracto digestivo, también llamado intestinal.

Esta leche primeriza contiene una importante cantidad de proteínas y un porcentaje de grasas y lactosa considerablemente bajo con respecto a la leche tradicional.

Es importante que el lechón consuma el calostro en sus primeras horas de vida para, de estar forma, garantizar que siga con vida. De hecho, según diversos estudios, existe una relación estrecha entre la toma del calostro y la supervivencia del cerdo en sus primeras 72 horas de vida.

Hay que destacar que los niveles de inmunoglobulinas (anticuerpos) son muy elevados dentro de las primeras cinco horas del nacimiento, por lo tanto es importante suministrarlo durante este periplo porque los lechones nacen sin defensas y a partir del consumo del calostro las obtienen.

Los anticuerpos en el calostro, representado en cantidades, sobrepasan los 40 miligramos por mililitro (mg/ml) en las primeras cinco horas, para descender a 30 mg/ml y 10 mg/ml durante una etapa comprendida de seis a 24 horas.

La ingesta de calostro es variable dependiendo del lechón, pero la cantidad varía entre 200 gramos y 450 gramos. Sin embargo, lo que determinará el consumo de los lechones será su vigor al nacer y el tamaño de la cama.

Es importante señalar que el calostro es producido por la cerda durante las primeras 24 y 48 horas.

Importancia

¿Qué pasaría si un lechón no consume la cantidad suficiente de calostro? En este caso, un consumo deficiente sería fatídico para la salud, el crecimiento y la vida del animal. Por lo tanto, y como ya explicamos, es necesario que el cerdo recién nacido consuma la leche en las primeras seis horas de vida.

El calostro también es importante para que el lechón adquiera inmunidad ante la rinitis atrófica, que es una inflamación de los tejidos de las fosas nasales y puede ser causada por bacterias, virus y sustancias irritantes.

Esta enfermedad afecta los tejidos del tracto respiratorio al encogerlos y deformarlos.

La inmunidad de los lechones se transmite a través del calostro de una cerda previamente vacunada. Para que esto funcione sin contratiempos, el cerdo bebé debe consumir la leche en las primeras 10-15 horas de nacimiento, cuando su capacidad de absorción está en su máximo cénit.

¿Qué afecta?

Son muchos las circunstancias que pueden afectar la cantidad y calidad del calostro, entre ellos tenemos los partos prematuros, el estado de la cerda, el peso del lechón y el tamaño de la camada.

En el caso de los partos prematuros –o inducidos- estos pueden variar la producción de la leche primeriza. En este tipo de partos, las glándulas mamarias aún no están prestas y el calostro sale con menos concentración de anticuerpos.

Tipos de encalostramiento

Existen tres maneras para que el lechón consuma eficientemente el calostro: de forma separada, asistida y directa.

La separada consiste en encerrar a los lechones más grandes por una hora para que los pequeños no tengan que lidiar con sus hermanos de mayor tamaño cuando quieran pegarse a la mama.

La asistida consiste en acercar al lechón a la teta y la directa permite suministrar el calostros después de ordeñar a la cerda.

Add a Comment

Uso de cookies y política de privacidad

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies y privacidad, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies