Clostridium Novyi en porcinos ¿Lo conoces?

admin1 Uncategorized Leave a comment

Las enfermedades clostridiales (causadas por las bacterias del género Clostridium) son infecciones en las cuales el agente patógeno por sí mismo no es el causante de la muerte del animal, sino sus toxinas que generan una serie de síntomas, lesiones y finalmente el fallecimiento. La enfermedad por el tipo Clostridium novyi es hoy en día una de las principales causas patológicas de muerte súbita en porcinos, sobre todo en las cerdas en edad reproductora. Este tipo de microorganismo se encuentra en la tierra y en el tracto intestinal de todos los cerdos.

Aunque el Clostridium perfringens es más conocido por ser el causante de la enteritis clostridial en lechones, la Clostridium novyi es un agente infeccioso aún más agresivo que está constantemente involucrado en la pérdida de cerdas jóvenes, de hecho las investigaciones afirman que esta bacteria es responsable de casi la mitad de las muertes súbitas que suceden durante un brote.

Gran parte de las muertes asociadas con la clostridium novyi se dan justo antes o durante del trabajo de parto en las cerdas. Al menos la mitad de las veces, el período más crítico y mortal se sucede entre los tres días antes de la fecha estimada de parir y la fecha de destete de las crías.

¿Cómo se origina la enfermedad?

Clostridium novyi es una bacteria gram positivo de tamaño grande que genera esporas y es un organismo anaeróbico, es decir que no necesita del oxígeno para vivir o desarrollarse, por lo que al igual que otras bacterias clostridiales, comienza a activarse y a multiplicarse a gran velocidad cuando algo origina una condición de baja tensión de oxígeno en los tejidos, provocando así la enfermedad que puede llegar a ser mortal.

Bajo esta condición, la bacteria emana toxinas de gran potencia que producen gases que resultan letales para el organismo huésped. Aunque la Clostridium novyi está presente de manera natural en la flora del intestino del porcino, permaneciendo inactivas por un tiempo extenso, la enfermedad surge cuando sus esporas bacterianas se trasladan y se introducen en el hígado, generando las toxinas que causan la inflamación y la necrosis de los tejidos en un corto período.

Aunque las toxinas del Clostridium novyi se pueden esparcir de una manera uniforme a diferentes órganos del cerdo, con frecuencia la lesión más significativa se manifiesta en el hígado atrofiado, con apariencia negruzca y saturado de gases, o lo que se conoce como una hepatitis necrótica infecciosa.

Se presentan también heridas más pequeñas provocadas por la migración y multiplicación del clostridio, engendrando focos necróticos en el hígado desde el cual se esparcen las toxinas hacia el resto del cuerpo, lo que promueve la aparición de lesiones hemorrágicas debajo de la piel con el mismo aspecto oscuro, razón por lo que esta es denominada por muchos como “la enfermedad negra”.

También puede darse en cerdas reproductoras que se encuentren alojadas al aire libre, pues la bacteria desde la tierra puede ingresar al cuerpo por medio de heridas en la piel, hasta llegar a los tejidos internos.

La enfermedad por Clostridium novyi surge habitualmente en brotes, no obstante, en ciertas ocasiones puede darse también con muertes más aisladas o en goteo, aunque siempre su progresión es muy rápida.

Síntomas

-Signos de muerte súbita con abdomen distendido

-Inflamación y edemas subcutáneos con dolor, fluidos, gases y zonas decoloradas

-Gangrena

Diagnóstico

Para un diagnóstico correcto y efectivo, se hace necesario llevar a cabo un examen post mortem del cuerpo o los órganos del porcino, colectando muestras principalmente del hígado, los tejidos, músculos o las partes del organismo del animal donde están ubicadas las lesiones. Esto debe hacerse justo después de la muerte, tan pronto como sea posible, mejor. A través de un cultivo bacteriano de del uso de la prueba de PCR (reacción en cadena de la polimerasa) se puede hacer una identificación rápida de Clostridium novyi y demás microorganismos y subtipos de bacterias causantes de la muerte de los cerdos.

Prevención

El tratamiento sanitario de esta enfermedad, al igual que otro tipo de enfermedades clostridiales, se dirige siempre hacia su prevención. En este caso suele utilizarse la administración de antibióticos a los cerdos durante los brotes, generalmente la penicilina, pues las bacterias de esta cepa (clostridiales) son sensibles a esta. Asimismo, está disponible una vacuna específica contra la Clostridium novyi, que se puede aplicar tanto a lechones como cerdas reproductoras y demás cerdos adultos.

Add a Comment

Uso de cookies y política de privacidad

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies y privacidad, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies