Diarreas por E.coli porcina

admin1 Uncategorized Leave a comment

Existen varias enfermedades las cuales pueden padecer los lechones lactantes, pero la diarrea es la más frecuente e importante en estos dado que en algunos casos la mortalidad y morbilidad son más probables. Las principales causas de diarrea en lechones son: clostridios, coccidios, virus de la gastroenteritis transmisible, rotavirus, agalaxia, diarrea epidémica, y la más frecuente E.coli, de la cual venimos a hablar en nuestra página youna.es.

También llamada Escherichia coli, provoca varios problemas intestinales así como extra entéricos en cerdos. Entre los efectos que pueden tener se encuentran algunos como la diarrea neonatal en lechones, enfermedad del edema, infecciones sistémicas, diarrea de lechones en lactancia, diarrea post destete y mastitis. Para que la enfermedad se dé debe haber juegos específicos de FV (Fibrilación Ventricular) y así formar patotipos.

Lo lechones al nacer, su tracto intestinal es microbiológicamente estéril además de tener poca inmunidad frente a organismos causantes de enfermedades. Los organismos comienzan a colonizar rápidamente el tracto digestivo del lechón después del nacimiento entre estos cepas de E.coli potencialmente patógenas.

La inmunidad a estas enfermedades se consigue mediante el calostro, el cual contiene altos niveles de anticuerpos. Es necesario que el lechón tome suficiente calostro justo después de nacer para evitar que organismos potencialmente patógenos se esparzan por la pared intestinal y causen diarrea. Y una vez acabado el calostro es necesario que continúe tomando leche regularmente para mantener el intestino recubierto de anticuerpos protectores.

Aunque esto no es una solución permanente, ya que los anticuerpos adquiridos por el calostro y leche no duraran para siempre. Puesto que pueden ser superados por las bacterias del ambiente, por el número de organismos que ingieren ya que esto aumenta el riesgo de enfermedad, y otros factores como el enfriamiento y estrés ambiental reduce la resistencia de los lechones.

Reforzar el nivel de inmunidad de las madres al mejorar la higiene y ambiente de los lechones es fundamental, también controlar la temperatura de los lechones en lactación. Usar jaulas de maternidad con piso perforado para facilitar su limpieza reduce la contaminación fecal.

Asegurarse de que el ambiente sea seco, tibio y tenga una buena ventilación reduce el factor ambiental de la enfermedad, teniendo en cuenta la temperatura exacta de la habitación ya que las porcinas deben estar a una temperatura de 22 grados para que el parto sea exitoso.

El signo principal de la E.coli es la diarrea aunque se pueden presentar otros signos dependiendo de la edad del lechón, factores de virulencia y estado del mismo. En casos graves se presenta deshidratación, acidosis metabólica y la muerte.

La enfermedad se puede presentar más específicamente a las dos o tres horas siguientes al parto del o los lechones, teniendo más posibilidades de que pase si la porcina que dio a luz es primeriza. En casos más leves conllevan una diarrea moderada sin deshidratación pero en otros casos la mortalidad puede ser muy alta.

En casos subagudos los lechones se pueden notar deprimidos, pueden ser lentos, sus ojos parecen sumidos, tienen la piel azulosa o gris además de tener huesos salidos e incluso en algunos casos pueden vomitar. Y el tratamiento posterior para esto suelen ser antibióticos de amplio espectro, pero hay que tener en cuenta los factores predisponentes, ya que las capas de E.coli varían en la sensibilidad a los AB y la resistencia a estos a incrementado.

La transición de esta enfermedad se puede denotar por síntomas como la perdida ligera de la condición corporal, la deshidratación y la diarrea acuosa. Siendo estos los primeros síntomas de transición y los más comunes, pero luego pueden aparecer otros efectos como ojos hundidos, vómitos ocasionales y finalmente la muerte de forma silenciosa.

Varios antibióticos son capaces de controlar las diarreas de lechones, debido a la naturaleza altamente contagiosa de la infección se debe tratar a todos los recién nacidos en cuanto aparezcan los primeros síntomas aunque solo sea en un lechón. Las zonas secas y fuentes extras de calor reducen la probabilidad de su aparición y la controlan en menor medida.

Los lechones enfermos deben de tratarse de forma individual, esto proviene de la historia de la enfermedad en la explotación y a la sensibilidad de los antibióticos a las bacterias presentadas.

Add a Comment

Uso de cookies y política de privacidad

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies y privacidad, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies