Disentería porcina ¿La conoces?

Ha llegado el momento de hablar sobre la disentería porcina y en Youna nos encargamos de facilitarte toda la información. La disentería porcina es una enfermedad bacteriana que afecta el intestino grueso del cerdo, produciendo pérdida del apetito, inflamación, dolor, diarrea con sangrado, moco y pus. Si estas interesado en conocer las consecuencias de esta enfermedad y cómo afecta a los cerdos, en nuestra web youna.es profundizamos en el tema.

La disentería es una enfermedad producida por la bacteria Brachyspira hyodysenteriae. Esta bacteria se caracteriza por ser alargada, tener la capacidad de moverse y desarrollarse en diminutas colonias, lo cual la hace una bacteria sumamente invasiva. Una vez el cerdo haya defecado, esta bacteria tiene la capacidad de permanecer en las heces hasta un máximo de 112 días, facilitando su propagación a través de moscas, ratones, cucarachas, aves, entre otros agentes. Sin embargo, se ha comprobado que la Brachyspira hyodysenteriae no sobrevive ante ambientes secos y demasiado calurosos.

Periodo de incubación

Los científicos han constatado que la disentería porcina puede producirse en cualquiera de las etapas productivas, sin embargo, es más frecuente que afecte a los cerdos en etapa de transición y engorde. El periodo de incubación de la bacteria es en promedio de 7 a 14 días, aunque en ocasiones puede perdurar más de 60 días.

Una vez producida la infección la bacteria se establece y reproduce en el intestino en un plazo de 2 a 4 días. Pasado del cuarto día la infección va desarrollando una colitis progresiva en el cerdo, provocando heces blandas que pueden llegar a contener moco y con el transcurrir de los días la colitis se puede continuar agravando hasta presentar sangrado. Usualmente la infección no suele durar más de 14 días.

Síntomas

Como se mencionó anteriormente, el cerdo infectado puede presentar dolor abdominal, debilidad, diarrea con moco y sangrado, deshidratación, fiebre, temblor en la cola, poco apetito, perdida rápida de peso y, en casos más graves, la muerte.

 Sin embargo, hay casos especiales en los que los cerdos infectados son portadores asintomáticos y no manifiestan ningún signo de infección hasta que se produce un cambio en la alimentación o una situación que coloque al animal bajo estrés constante. Por ejemplo, el sobrepasar la capacidad de cerdos en un mismo lugar, el frio, el traslado, entre otros. También es importante destacar que por medio de las heces una cerda que se haya infectado puede contaminar a sus crías, aunque es poco probable que los lechones lactantes muestren algún síntoma, debido a que su colon no está suficientemente desarrollado y no lo afecta de forma directa.

Diagnostico

A pesar de que los síntomas de la disentería porcina pueden ser un indicativo para el diagnóstico de la enfermedad, este se debe llevar a cabo por medio de exámenes especializados para evitar un diagnostico errado que pueda llevar a agravar la situación del cerdo infectado.

Se debe realizar un cultivo bacteriano especial en un laboratorio que disponga de los componentes necesarios para llevarlo a cabo. Para ello es recomendable llevar varias muestras de heces fresca, esto se debe a que algunos cerdos con pocos días de infectados liberan menos bacterias. A su vez, dependiendo de la cantidad de muestras es más probable dar con el diagnóstico correcto. Estas muestras se deben recoger de forma correcta y ser enviadas inmediatamente al laboratorio elegido. En el proceso, las muestras deben conservarse de forma correcta para que la bacteria se mantenga viable.

Control y Tratamiento

Para tratar la disentería porcina es necesaria la administración de antibióticos en las cantidades recomendadas. También se pueden incluir algunos antibacterianos en el agua o alimentos como tratamiento y forma de control y prevención de la enfermedad.

Los antibióticos también pueden administrarse de forma oral, en la comida o en el agua, o por inyecciones. Esta última forma se utiliza como tratamiento directo cuando el cerdo tiene disminución del apetito.

Por otro lado, para evitar que la enfermedad se continúe propagando es necesario controlar la población de roedores y animales salvajes dentro del área infectada. De igual forma es necesaria una limpieza profunda y desinfección de toda la zona. También es recomendable disminuir la cantidad de cerdos y aislar los cerdos que ya se han diagnosticado con la infección por Brachyspira hyodysenteriae.

También es fundamente limpiar y desinfectar objetos que se hayan utilizado en la zona infectada, como son los zapatos, la ropa, vehículos y los propios artículos de limpieza.

 

Cerrar menú

Uso de cookies y política de privacidad

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies y privacidad, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies