Estrés psicológico: cómo reaccionar cuando todo se vuelve en contra

admin1 Uncategorized Leave a comment

Crisis de ansiedad, insomnio, dolor de cabeza, problemas estomacales, cuadro depresivo. Son algunas de las señales que identifican el estrés en una persona y a las que hay que estar alertas. Si bien el estrés biológico es un mecanismo natural de reacción ante situaciones desafiantes, cuando se torna opresivo o crónico puede desencadenar un patrón de conducta inestable.

El estrés psicológico –tema que ocupa este artículo– abarca también las respuestas de un ser humano asociadas al estrés biológico: el cuerpo físico coordina la dilatación de las pupilas para captar mejor la luz, incrementa la masa muscular, aumenta el ritmo cardíaco para un mejor fluido de la sangre, mejora la circulación de oxígeno, disminuye la función digestiva y las ganas de orinar. Una cadena de eventos que garantiza la supervivencia en un entorno hostil.

Sin embargo, el estrés psicológico excesivo, añade otros síntomas. Las respuestas de supervivencia están asociadas al área mental. El individuo considera que no posee los medios necesarios para superar un obstáculo como resolver problemas en el trabajo, estudiar una profesión o atender una familia.

Los niveles excesivos de estrés psicológico se vuelven nocivos para la salud y bienestar de cualquier persona. En este caso los mecanismos de respuestas no son los más apropiados, por el contrario, se manifiestan a través de signos físicos como cambios repentinos en el estado de ánimo, depresión, ansiedad e insomnio.

¿Cuáles son las causas del estrés psicológico? 

Las causas del estrés psicológico varían según las condiciones de vida del individuo. Por lo general, se presentan tras eventos con fuertes cargas emocionales como la pérdida de un ser querido, incumplimiento de metas en el trabajo, despido laboral, discusiones familiares, problemas de dinero o por el padecimiento de una enfermedad de un allegado o una enfermedad propia.

A estos eventos se le conocen como “tensionantes” y, una vez identificados cuáles son los causantes del estrés psicológico, se procederá con el tratamiento para aminorar estos síntomas físicos y mentales.

¿Cuáles son las consecuencias del estrés psicológico? 

  • A nivel fisiológico: Entre las enfermedades ocasionadas por el estrés psicológico destacan los fuertes dolores de cabeza y la migraña, problemas gastrointestinales, aparición de úlceras y cáncer aunado a los trastornos cardiovasculares ya que la presión arterial se incrementa afectando al corazón y a los vasos sanguíneos.
  • A nivel psíquico: Entre las alteraciones ocasionadas por el estrés psicológico figuran los problemas de baja autoestima, falta de confianza en el medio de trabajo, desmotivación para superarse como persona o profesional, poca voluntad para realizar actividades, sentimientos de tristeza, depresión y soledad además del agotamiento físico y mental.
  • A nivel conductual: El comportamiento de una persona con estrés psicológico crónico se evidencia por enfocarse en los problemas en lugar de buscar soluciones, se concentra poco en las actividades laborales, en algunas ocasiones puede ser agresivo, tiene bajo rendimiento en sus estudios o en su área profesional.

 

Manejo del estrés psicológico: recomendaciones 

  • Comer en exceso o a deshora, fumar cigarrillos, consumir alcohol, ingerir drogas, dormir mucho o tener insomnio son factores de riesgo para el estrés.
  • Los mecanismos naturales para combatir el estrés como la afiliación (compartir las experiencias con un grupo de apoyo, con el núcleo familiar o con los amigos) Y practicar la reevaluación positiva (analizar las crisis de ansiedad desde un punto de vista reflexivo) resultan beneficiosos.
  • Tener actividad física al aire libre de forma individual o grupal, aprender técnicas de relajación, practicar yoga, natación o algún deporte disminuye los niveles de estrés.
  • Mantener una vida social activa con el círculo familiar o de amigos es provechoso. Conocer nuevas personas con gustos similares es productivo.
  • La ayuda clínica, bien sea con un psicólogo o con un psiquiatra, se determinará luego de valorar al paciente.
  • Mantener la calma en las situaciones de la vida que no se pueden cambiar. La relajación o escuchar música son recomendables luego de un episodio de ansiedad.
  • Alejarse de las personas tóxicas o de las situaciones complicadas en el trabajo o en el hogar es oportuno.
  • Tener una actitud positiva es la clave. Todas las personas padecen problemas; unos más graves que otros pero con vías alternas para solventarse.
  • Establecer límites, aprender a decir que no cuando sea necesario –sin afectar a terceros– ayuda a aminorar el estrés.

 

Cuando el panorama se torna gris, los problemas abruman y las situaciones se vuelven contra la persona, la calma es vital. No hay cabida para la desesperación. No hay problema tan grave como para no tener solución. Al contrario, al identificar los tensionantes o los causantes del estrés psicológico, aplicar las técnicas para el manejo del estrés será mucho más sencillo y traerá buenos resultados.

Add a Comment

Uso de cookies y política de privacidad

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies y privacidad, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies