La Fiebre Aftosa, una enfermedad altamente contagiosa

admin1 Uncategorized Leave a comment

La Fiebre Aftosa es una enfermedad altamente contagiosa. Según el Manual Para la Erradicación de la Fiebre Aftosa de 1986: “es una infección de origen viral y contagiosa de los bovinos, ovinos, porcinos, caprinos y otros animales de pezuña hendida. La severidad de los síntomas y lesiones está frecuentemente relacionada con el tipo o cepa del virus, las lesiones usuales tales como vesículas pueden encontrarse en la lengua, paladar dental, encía, carrillos, paladar duro y blando en labios, nariz, hocico, jeta de los cerdos, banda coronaria, corium de pezuña, espacios interdigitales, pezones, ubre y pilares del rumen”.

Ésta es una de las enfermedades víricas más importantes y vigiladas, pues fue la primera en ser incluida en el listado de la Organización Mundial de Sanidad Animal. La enfermedad debe ser declarada y se deben cumplir los programas de control de la Fiebre Aftosa. Es una enfermedad endémica en algunos lugares de Asia y África.
Fiebre Aftosa, también llamada Glosopeda por el parecido que tienen las lesiones y ulceras de los ganados a las aftas que afectan a los humanos. Sin embargo, es importante notificar que la enfermedad de los animales no tiene relación con el Exantema Vírico de Manos, Pies y Boca o conocida también como Fiebre Aftosa Humana.

El virus

El virus responsable de esta enfermedad en animales, es del genero Aphthovirus de la familia Picornaviridae que infecta solo a animales y contiene un genoma ARN mono-catenario positivo que presenta una capside sin envoltura viral. De tamaño entre 22 a 30 nm.

Existen 7 serotipos y todos son diferentes: A, O, C, SAT-1, SAT-2, SAT-3 y ASIA-1 y numerosos subtipos. La infección inicia cuando el virus se introduce en el huésped.

Infección y Mecanismos de transmisión de la Fiebre Aftosa en cerdos

Existen muchas vias de transmision de enfermedades infecciosas. Con más frecuencia se observa que la transmisión de la infección por Fiebre Aftosa es por vía respiratoria, en forma de aerosol cuando los cerdos sanos están en contacto con uno ya enfermo.

El virus se localiza de igual forma en las excreciones y secreciones de los cerdos contagiados, es decir, puede encontrarse en las heces, leche, saliva, orina y semen.

Los alimentos de origen animal elaborados a partir de un animal con el virus es otro mecanismo efectivo para diseminar el virus de la Fiebre Aftosa.

Cuando se introduce un nuevo animal portador del virus a la granja sin una verificación exhaustiva por parte de un veterinario, los animales sanos están expuestos a contraer la enfermedad porcina.

El empleo de equipos y herramientas contaminadas: instrumentos para inseminación artificial, transporte de cerdos, vestimenta contaminada del personal a cargo de la granja porcina, uso de vacunas irregulares, entre otros, también son vías perfectas para el contagio de la enfermedad.

El pienso, paja y el agua contaminada por las secreciones del cerdo enfermo es una vía rápida de transmisión y propagación de la enfermedad.

Síntomas de la Fiebre Aftosa en cerdos

Existen muchas enfermedades causadas por virus, el síntoma más característico de la Fiebre Aftosa es la aparición de ulceras y lesiones rojas en labios, hocicos, lengua, encías, en las pezuñas y mamas.

Las apariciones de estas ampollas o vesículas en el espacio interdigital acarrean cojera e inflamación en el cerdo y pueden ser extremadamente dolorosas a tal punto de no querer trasladarse ni moverse.

Se origina la inapetencia por parte del cerdo al no poder comer por las lesiones en la boca y su alrededor.
La fiebre es muy alta, en lechones en etapa de lactancia es habitual la muerte súbita, y en cerdas se produce el aborto por lo general.

Diagnostico

La vigilancia a los signos clínicos son claves para confirmar la enfermedad. También se aplican pruebas de laboratorio prescritas para diagnósticos y vacunas establecidas por la OIE.

Prevención y Control

La detección del virus de la Fiebre Aftosa es muy importante a nivel mundial y el conocimiento y control debe ser regido por las normativas establecidas por la OIE.

Las medidas de prevención a tomar es tener un acceso controlado tanto de equipos, herramientas y de personas que entran y salen de las instalaciones de la granja; vigilancia e inspección de nuevos animales a integrarse al rebaño de cerdos sanos; usar desinfectantes para la higiene y seguridad en las granjas porcinas; la eliminación y/o tratamiento de purines como medida de limpieza; notificación de la enfermedad.

En caso de un positivo

Se deben eliminar los productos con origen animal contaminado. Sacrificar a los animales infectados y eliminar sus cadáveres según lo indique la OIE. La desinfección total de las instalaciones de la granja y todas sus herramientas y equipos.

Todo esto debe ser informado realizando la declaración obligatoria y cada actividad debe ejecutarse siguiendo el marco reglamentario que podemos encontrar en el renglón de Sanidad Animal del portal del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente.

La recomendación es siempre tener un programa de vacunación para cada serotipo de esta enfermedad y mantener una granja donde se asegure el Bienestar Animal. Si es cierto que no hay un riesgo de transmisión a los humanos; sin embargo, se prohíbe la importación de ciertos productos y alimentos contaminados y no porque el hombre sea susceptible a esto, es por el riesgo a la contaminación de animales sensibles a la enfermedad.
Las pérdidas económicas por la Fiebre Aftosa son muy elevadas ya que se obliga a dar muerte a los animales contagiados y a eliminar sus productos con posible presencia del virus.

Add a Comment

Uso de cookies y política de privacidad

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies y privacidad, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies