La recta de balance para la economía básica de tu empresa

En los últimos años, la producción de carne de cerdo y las empresas relacionadas a este sector han experimentado un crecimiento continuo debido al aumento de la demanda por parte de los consumidores.

Este desarrollo de la industria porcina ha generado que existan mayores ingresos y que el negocio se posicione mucho más, sobretodo en locaciones cercanas a ciudades, donde la demanda del producto es superior. Sin embargo, el número más importante de ganaderos dedicados a la porcicultura está radicado en pequeñas granjas que en su mayoría se encuentran en países en desarrollo.

A pesar de esta realidad, esta es un sector que se proyecta con grandes posibilidades de generar mejores ingresos dentro de toda la cadena de producción –incluyendo a los pequeños productores- por su potencialidad innegable para impulsar el desarrollo rural -y de forma más sostenible-, además de abarcar métodos más innovadores como la intergenética, la cual maximiza las posibilidades de contar con una industria más limpia, con resultados -y productos- mucho más eficaces y de mayor calidad.

Ahora, es imprescindible entender qué factores pueden impactar en beneficio o no la economía del sector de la porcicultura, en alta o menor escala. En Youna.es explicamos este aspecto del mundo de la producción porcina tan importante para el mercado.

Precios

La recta de balance de cualquier empresa, analizada desde el punto de vista de la microeconomía -y en palabras muy sencillas-, está intrínsecamente relacionada con el precio final que tendrá el producto o bien que dicho comercio lanza al mercado y su impacto sobre los consumidores, que dependiendo de él y de las posibilidades económicas de cada individuo, podrán decidir si adquirirlo o no.

Por ello, es importante tomar en cuenta cuáles son los factores que influyen directamente sobre el precio final del producto, en este caso la carne de cerdo, dado que este constituye un elemento fundamental en si la empresa finalmente tendrá buenos resultados y la solvencia económica suficiente para poder seguir generando ingresos, subsistir y crecer.

Dentro de la porcicultura existen diversos escenarios que pueden influir en el precio del producto, tal como los costos y los métodos de producción, agentes externos que pueden impactar en el proceso de cría y reproducción, entre otros.

Relación costo-precio

Como se refirió anteriormente, los costos de producción impactan directamente en el precio final del producto, y en el sector porcícola hay dos factores que están vinculados a este tema: el coste de alimentar a los animales y cuánto es la inversión para mejoras en granjas, ya sea en distribución y calidad de sus espacios como en la tecnología con la que cuenten estas.

El precio de los distintos tipos de alimentos para estos animales ha sido un tema de mucho debate en esta industria, sin embargo, los pensos (concentrados a base de diferentes cereales para los cerdos) han constituido un avance para este sector. La alimentación de los puercos es primordial para su crecimiento y necesitan una dieta balanceada específica para cada etapa de su vida.

Asimismo, al ser los cerdos criaturas que requieren cuidados y atenciones específicas, se torna imprescindible contar con espacios que cuenten con los espacios adecuados para su reproducción y crianza, teniendo éstos sistemas de ventilación, iluminación, esparcimiento y alimentación óptimos.

Salud

La economía de la industria de producción porcina depende en gran medida de un punto: la salud de los cerdos. No solo se trata de contar con espacios adaptados y modernos para brindarles comodidad y la atención adecuada a los animales, sino de mantener niveles de limpieza y asepsia lo suficientemente óptimos para brindarles salud y evitar enfermedades.

Bacterias, virus, hongos, parásitos son algunos de los agentes externos que pueden afectar la producción, incluso llegando a traer serios problemas a la industria –como alterar los niveles de fertilidad o propagar enfermedades como la influenza en humanos-, comprometiendo el mercado. ¿Y cómo? Al verse impactada negativamente la producción y la oferta -y con una demanda latente-, los precios tienden al alza.

Todos factores son de importante consideración para poder ofrecer un producto que no solo tenga calidad, pero también sea asequible para el consumidor, y más aún si se trata de un integrante de la cesta básica alimenticia como lo es la proteína animal.

Cerrar menú

Uso de cookies y política de privacidad

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies y privacidad, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies