“Parvovirosis porciona: Una enfermedad reproductora…”

admin1 Uncategorized Leave a comment

La Parvovirosis porcina, abreviada (PPV) y conocida por su nombre científico Parvovirus porcine parvoviruses una enfermedad reproductora viral cerdo, que  provoca falla reproductiva por infección, muerte y momificación de los embriones o fetos, usualmente sin signos en la cerda. Comúnmente se desarrolla en hembras negativas expuestas por vía oro nasal durante la primera mitad de la gestación, con subsiguiente infección trasplacentaria.

Es importante mencionar que como los cerdos son tan importantes en la industria agrícola, la Parvoviroris porcina, es una enfermedad considerada grave que amerita la comprensión y manejo adecuado.

De acuerdo a su causa, es un virus resistente a muchos desinfectantes y enzimas y que  permanece infectivo por meses en secreciones y excreciones. Esta enfermedad ocasiona que en las cerdas inmunizadas se eliminen anticuerpos por calostro, pero que pueden ser protectivos hasta los 3 a 7 meses de edad, según lo que han determinado los expertos.

La parvovirosis porcina es un virus bastante que se reproduce habitualmente en el intestino del cerdo sin causar signos clínicos. Es un virus o enfermedad que está por todo el mundo, lo que significa que es endémico con distribución mundial.

Cómo se detecta la Parvorosis porcina

El virus afecta a las cerdas primerizas, aunque se han presentado casos esporádicos en cerdas individuales, que se contagian por primera vez. Pero primordialmente afecta  a las cerdas primerizas que son camadas de pequeño tamaño asociadas a pérdidas embrionarias antes de los 35 días. A su vez, ataca a los lechones momificados de que presentan tamaño variable.

Otras de las características es que aumenta el número de nacidos muertos. Cuando se presentan dolores agudos duran hasta 8 semanas y luego decaen durante 4 o 6 semanas, seguido por temporadas más breves de fetos momificados durante otras cuatro o seis semanas.

Según diagnóstico los abortos asociados con infección por parvovirus son poco frecuentes. Y el virus puede tardar hasta cuatro meses, para contagiar a todas las cerdas en una población apta.

La infección o el virus de Parvorosis porcina pueden producir leucopenia transitoria. En la explicación que dan los médicos veterinarios y estudios, es que es una falla reproductiva en la cerda gestante infectada en la primera mitad de la gestación.

Las consecuencias de esta enfermedad en las cerdas dependen del período en que ocurre la infección, es decir, que se pueden presentar en cerdas repetidoras, con pocos lechones nacidos por muerte embrionaria y reabsorción.

Con pruebas de laboratorio se pueden realizar tests de fluorescencia de anticuerpos o PCR en lechones momificados para confirmar el virus. A

 

demás de la prueba serológica de Inhibición de la hemoaglutinación en sueros o aglutinación directa en líquidos fetales. Es importante que se tenga presente que las serologías con resultados muy elevados son indicativos de exposición al virus de campo, debido a que las vacunas no producen resultados tan altos.

Método de contagio

Las cerdas o lechonas en crecimiento y primerizas infectadas son el principal reservorio del virus de Parvovirosis porcina. En cambio los  machos  tienen la capacidad de eliminar el virus por semen en periodos críticos. Se debe tener en cuenta que la transición y cebo no se da durante el contagio de la enfermedad en las cerdas.

En una granja o un hato endémico la enfermedad se presenta en forma marcada en el conjunto de lechonas primerizas. Los propietarios de cerdos deben tener en consideración que no es posible erradicar el virus de Parvovirosis porcina o parvovirus de una granja.

Otro de los datos importantes es que no existe un tratamiento específico para contrarrestar esta enfermedad.  Pero la vacunación a tiempo previene este virus de forma directa.

Prevenir el virus

 El diagnóstico de la Parvovirosis porcina se puede modificar de acuerdo al estado inmunitario de la granja y los sistemas de producción multisitios, por lo que una igualdad importante de cerdas de reemplazo a los 6 o 7 meses de edad puede ser susceptible a la Parvovirosis porcina. Los expertos en la materia señalan que las prácticas para provocar contagio natural en lechonas con excremento o placentas de la granja de destino, o combinar cerdas viejas con lechonas son inconsistentes y riesgosas.

Indican que con la  aplicación de la vacuna Parvo Shield L5E es el método que asegura inmunidad en forma generalizada. Para esto se deben vacunar sementales (reproductores)  y celadores para eliminar posibles portadores del virus  Parvovirosis porcina.

Add a Comment

Uso de cookies y política de privacidad

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies y privacidad, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies