Prebióticos: Su importancia en la nutrición animal

admin1 Uncategorized Leave a comment

Una alimentación balanceada y la prevención de enfermedades son dos preocupaciones de todo criador de animales, sean domésticos, de granja o para el engorde. De allí la importancia de utilizar alimentos funcionales, que además de ofrecer el aporte nutricional necesario, sea beneficioso para su salud.

Teniendo en cuenta que tanto la nutrición como el mecanismo inmunitario del organismo están estrechamente vinculados al aparato gastrointestinal, cuidar de la salud digestiva favorecerá su crecimiento y desarrollo. Y esto se puede lograr con la incorporación de prebióticos en la nutrición animal.

¿Qué son los prebióticos?

Los prebióticos son fibras dietéticas que resisten el proceso digestivo del estómago y el intestino delgado, pero que al alcanzar el intestino grueso sirven de alimento para las bacterias beneficiosas para el organismo.

El proceso de fermentación los hidratos de carbono dentro del tracto intestinal  estimula la actividad y crecimiento de las bifidobacterias y lactobacilos. Estos microorganismos se adhieren a la mucosa y la protegen de otros elementos dañinos como la escherichia coli o la salmonela.

Se trata de un proceso biológico del organismo que altera la microbiota intestinal y ayuda a controlar bacterias patógenas, eliminar sus toxinas y prevenir trastornos intestinales. Esto se traduce en un reforzamiento natural del sistema inmunológico contra la invasión de patógenos víricos del rebaño o afecciones causadas por estrés del animal.

Tipos de prebióticos para animales

El primer criterio para calificar una sustancia como prebiótico es su resistencia a la acidez gástrica, lo que evita ser hidrolizadas o absorbidas en el estómago y el intestino delgado. Su objetivo es llegar intactas al intestino grueso, donde ejercerá una acción selectiva sobre ciertas cepas de bacterias comensales y producirá efectos sistémicos beneficiosos.

Las sustancias prebióticas de nutrición animal más utilizadas son los oligosacáridos y carbohidratos, que de acuerdo con el modo de acción se clasifican en dos grupos:

Prebióticos FOS: El fructooligosacárido es una fibra alimentaria fermentable que se produce por degradación de la inulina la cual estimula la flora intestinal y favorece la síntesis de las vitaminas. Este grupo abarca los galactooligosacáridos y la lactulosa, sustancias derivadas de la lactosa presente naturalmente en la leche materna.

Prebióticos MOS: El mananoligosacárido es una fibra no fermentable derivada de las paredes celulares de la levadura de cerveza que mejora la microbiota intestinal. Cumple con la función de frenar el desarrollo de bacterias patógenas y coloniza la mucosa con bacterias beneficiosas.

Uso de los prebióticos en los animales de consumo

La utilización de ingredientes prebióticos en la nutrición de los animales destinados al consumo humano, se instauró como una alternativa al uso de los antibióticos para el control de enfermedades.

Mucho se ha investigado sobre la resistencia de ciertos patógenos ante algunos medicamentos antimicrobianos y su posible efecto residual en las carnes o la leche, con riesgos de ser transferidos al consumidor final. Esta situación abrió un debate en la Unión Europea sobre la actividad pecuaria en procura de garantizar una producción animal segura y de calidad.

Los prebióticos son sustancias orgánicas que permiten controlar enfermedades animales sin constituir un problema de sanidad para el humano. Mientras los antibióticos atacan los patógenos, los prebióticos los previenen al regular la función intestinal del animal y reforzar su sistema inmune naturalmente.

Actualmente se producen prebióticos concentrados para incorporar a la dieta de los animales de producción, para favorecen su salud, desarrollo y crecimiento.

En la nutrición avícola

En el caso de los pollos de engorde, las prácticas con prebióticos provocaron un aumento del rendimiento productivo y redujo la propagación de enfermedades. Dosis controladas de FOS aumentan la ganancia de peso diario y mejoran el índice de conversión. Además, el MOS reduce las concentraciones de bacterias intestinales en un 26%.

En la nutrición porcina

En la producción de cerdos, los prebióticos suponen una mejora de su estado sanitario y rendimiento. Son particularmente efectivas en animales en proceso de crecimiento, principalmente durante el periodo de destete. Los oligosacáridos aumentan la densidad de bifidobacterias y disminuyen el PH intestinal.

En la nutrición vacuna

El sistema gástrico de los rumiantes es capaz de degradar la mayoría de los prebióticos, lo que hace que su utilización siga siendo objeto de estudio. Sin embargo, algunos aditivos bioquímicos favorecen el complejo proceso rumial con efectos beneficiosos a nivel sanitario tanto en la producción cárnica como la lechera.

El uso de ingredientes prebióticos en la nutrición animal tiene efectos positivos sobre su rendimiento y bienestar. Al promoverse la salud intestinal del ganado, se reducen los patógenos que ponen en riesgo el rebaño, aumenta el apetito, mejora la absorción de nutrientes y refuerza su sistema inmune.

Add a Comment

Uso de cookies y política de privacidad

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies y privacidad, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies