Qué sabes de la colitis porcina?

Los cerdos, como cualquier otro animal, es un ser vivo propenso a sufrir diversas enfermedades. Conocerlas es importante para llevar a cabo un buen tratamiento que les permite superarlas. En esta oportunidad, en Younas queremos hablarte sobre la colitis porcina, una de las enfermedades más comunes en los cerdos.

La colitis porcina, también conocida como coolitis por espiroquetas o espiroquetosis intestinal porcina, es una infección en el intestino grueso que afecta -principalmente- a cerdos que 6 y 14 semanas de edad.

Este padecimiento se caracteriza porque provoca diarrea sin sangre y con poco o nada de mocosidad.

Se le denomina «colitis» porque esto significa que hay una inflamación en el intestino grueso del animal. En muchos países, esta enfermedad se presenta con frecuencia en los cerdos en crecimiento. Es muy similar a la disentería porcina, aunque es mucho más leve que esta.

Como ya explicamos en párrafos anteriores, la colitis porcina ataca, en gran parte, a cerdos de 6 a 14 semanas de edad. En grupos puede afectar hasta al 50% de los animales.

Es importante destacar que la colitis porcina no afecta a los lechones lactantes o ejemplares adultos. Sin embargo, se puede observar colitis porcina en cerdas individuales.

Hay varios organismos asociados con la colitis (Brachispira spp beta-meolítico débil). Uno de los principales es el Brachyspira pilosicoli, el cual es un organismo parecido al que causa la disentería porcina.

Más información y datos sobre la colitis porcina

Datos suministrados por veterinarios indican que los primeros síntomas de la colitis porcina son las heces pastosas, que tiene un aspecto muy parecido a las heces de vacas. Por supuesto, la materia fecal viene sin sangre y con poca o nula mocosidad.

Cuando la enfermedad empeora, los cerdos empiezan a sufrir diarrea acuosa, deshidratación, pérdida de condición corporal y un pobre crecimiento.

Los signos de esta enfermedad a veces pasan desapercibidos o sucede que la diarrea puede ser de consistencia y color variable, lo que puede confundir el diagnóstico.

Las causas y factores que contribuyen a la aparición de la colitis porcina son varias, todas relacionadas con la alimentación. Aparece con más asiduidad cuando los animales consumen pellets.

También suele afectar a animales con dietas con un nivel alto de polisacáridos no amiláceos («fibra soluble») en granos (cebada y centeno).

Además, se tienen pruebas de que el flujo continuo de animales predispone a padecer esta enfermedad.

Los cerdos se infectan por vía fecal y oral, también mediante contaminación ambiental. Y, además, la colitis porcina se puede presentar por la introducción de animales portadores.

Afecta animales al destete, durante el desarrollo luego de la mezcla de animales y ante el consumo de una nueva ración, pero puede observarse en cerdos en terminación.

Medidas para evitar la aparición de la colitis porcina

– Brindarle agua limpia y abundante a los cerdos

– Tener a los cerdos en lugares con poca humedad y un confort térmico del medio ambiente.

– Controlar efectivamente vectores como ratas, ratones y moscas.

– Minimizar el estrés, sobre todo durante las etapas de transporte y alojamiento de los lechones.

– Utilizar un sistema de desinfección eficiente para evitar la proliferación de la colitis porcina.

Diferencias con la disentería porcina

Muchas personas suelen confundir la colitis porcina con la disentería porcina, pero estas tienen diferencias muy marcadas.

La disentería porcina se caracteriza porque cuando aparece se produce una diarrea mucohemorrágica, observándose inicialmente heces con un color grisáceo, que evolucionan a heces acuosas con moco y sangre sin digerir.

El diagnóstico es la base fundamental de cualquier medida de control y prevención de las enfermedades infecciosas.

Por ejemplo, un diagnóstico errado puede llevar a la aplicación de tratamientos equivocados cuyas consecuencias pueden ser bastante graves, provocando alteraciones en la microbiota del cerdo, además de incurrir en un gasto inútil.

Por lo tanto, tener un buen diagnóstico es primordial para darle un buen tratamiento a los cerdos y evitar males mayores.

Acabar con la colitis porcina en los cerdos significará que la producción no bajará y se mantendrá en sus niveles normales, siempre y cuando se corrija a tiempo.

En conclusión, la colitis porcina es una enfermedad que puede aparecer en cualquier criadero, pero se puede evitar y controlar, si  llega a infectar a los animales.

Cerrar menú

Uso de cookies y política de privacidad

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies y privacidad, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies