¿Sabes la diferencia entre un virus y una bacteria?

admin1 Uncategorized Leave a comment

Antes de establecer las diferencias entre virus y bacterias, es necesario  definir qué es un virus y que es una bacteria. El Virus es un microorganismo compuesto de material genético protegido por un envoltorio proteico, que causa diversas enfermedades, cuando se  introduce como parásito en una célula para reproducirse en ella. Mientras que la Bacteria es un organismo microscópico unicelular, carente de núcleo, que se multiplica por división celular sencilla o por esporas; son de 

pocos micrómetros de largo y tienen muchas formas, como esferas y espirales; crecen en la tierra, en agua, también en cuerpos vivos de plantas y animales y hasta en lugares con desperdicios radioactivos.

Los parámetros que los

 diferencian, esencialmente,  son: el tamaño, su estructura, los orígenes, sus efectos sobre el cuerpo u organismo donde actúan y su  reproducción.

  • Los virus son organismos pequeños y simples, cuyo tamaño es menor al tamaño de una bacteria entre 10 y 100 veces. La mayor parte de las bacterias tienen un diámetro aproximado de entre 0,6 y 1 micrómetro (µm), por lo cual pueden ser observadas con un microscopio óptico; mientras que los virus, de tamaño notablemente menor, sólo pueden detectarse con el uso de microscopios electrónicos. En otras palabras, si ves un organismo a través de un microscopio convencional, sabrás que ves una bacteria y no un virus.

 

  • Basado en la estructura, una bacteria es una célula con pared celular de peptidoglicano o polisácarido, membrana celular, ribosomas, con contenido de ADN o ARN; mientras que un virus no es una célula, sino es una estructura de proteína sencilla, s
  • in pared celular ni membrana, sin ribosomas y cuyo contenido de ADN o ARN está encapsulado en una capa proteica. Aunque las bacterias tienen células, no son células complejas porque carecen de un núcleo y de cualquier orgánulo, a excepción de los ribosomas y éstos pueden ser localizados buscando orgánulos pequeños y simples; mientras, en contraste, los virus carecen de orgánulos y no poseen ribosomas. Aunque la cápside de un virus contiene el material genético del virus, carece de las características de una verdadera célula.

 

  • De acuerdo a su origen, la diferenciación se basa en que las bacterias son organismos unicelulares que pueden vivir en el interior o en el exterior de otras células y pueden sobrevivir sin un huésped celular. Mie
  • ntras que los virus son sólo organismos intracelulares, lo que se traduce en que infiltran en una célula huésped y viven en su interior; además de cambiar el material genético de la célula huésped, desde su función normal hasta la producción del mismo virus. En el caso de las bacterias está claro que se trata de un organismo vivo, ya que tienen una célula; mientras que en el caso de los virus esto no está tan claro, ya que no tienen células y por ende necesitan de un huésped para sobrevivir y reproducirse.

 

  • Los virus resultan siempre perjudiciales para la salud, mientras que las bacterias pueden ser beneficiosas, porque algunas son aliadas de los seres vivos y viven en armonía en el organismo (ejemplo: la flora bacteriana necesaria para la digestión). Sus efectos sobre el cuerpo u organismo receptor, son muy simples: todo virus para reproducirse, debe invadir las células del cuerpo, interceptando el sistema que hace que las células funcionen correctamente y destruyendo a las células huésped durante el proceso. Los virus cambian el material genético de la célula huésped, desde su función normal hasta la producción del mismo virus. Aunque en los organismos viven muchas clases de bacterias y  la mayoría no  produce ningún daño,  existen bacterias que pueden provocar enfermedades. Para las enfermedades comunes,  como una intoxicación alimentaria, es difícil de diferenciar si la causa es bacteriana o viral, debido a que los síntomas como náuseas, vómitos, temperaturas elevadas y malestar general, pueden ser causados por cualquiera de los dos y sólo un examen de laboratorio podrá determinar si la infección es bacteriana o viral. Una manera de confirmar si la infección es bacteriana o viral, es evaluando si aplicando un   tratamiento con antibióticos  éste es efectivo; por cuanto solo ayudará si existe  una infección bacteriana, ya que no actúa sobre una infección viral. Para esta última se usan antivirales para atenuar los síntomas, porque la infección viral no tiene cura.

 

La reproducción de bacterias y virus, se basa en el hecho que antes de que una célula bacteriana pueda dividirse, copia su genoma, tras lo cual de la célula madre se forman dos células hijas, que a su vez también pueden dividirse. En tanto,los virus no pueden multiplicarse por sí mismos, ya que al no tener citoplasma ni ribosomas, tampoco pueden copiar su genoma ni producir una envoltura. La mayoría de las bacterias pueden crecer y multiplicarse aún en medios inertes, porque por lo general se reproducen de manera asexual; porque duplica el ADN y se reproduce por fisión (dividiéndose). En cambio,  los virus requieren de un huésped vivo para reproducirse (multiplicarse). Como los virus, generalmente, llevan información (como el ADN o ARN empaquetado en una proteína o en la capa membranosa), las “garras” del virus se adhieren a la superficie de la célula huésped y el material genético contenido en el virus, se inyecta a la célula; por lo que se puede indicar que los virus no viven sino que su ADN o ARN flota en un organismo hasta encontrar un huésped que lo satisfaga.   Aunque no hay una definición formal ni precisa en cuanto a lo que constituye la vida, los científicos están de acuerdo en que las bacterias están indudablemente vivas. Por otra parte, los virus aunque no están muertos, tampoco están vivos; aunque posean algunas características de vida, como poseer material genético, evolucionar en el transcurso del tiempo a través de la selección natural y ser capaces de reproducirse creando varias copias de sí mismos. Pero, como carecen de una estructura celular o su propio metabolismo, necesitan una célula huésped para reproducirse. En resumen, en la reproducción de un virus, éste se apropia de una célula huésped forzándola a hacer copias del ADN o del ARN viral, liberando nuevos virus de la célula huésped.

 

Una vez conocido lo anteriormente expuesto, se está en la capacidad de precisar las diferencias entre virus y bacterias y atacar las infecciones causadas, de acuerdo a su origen.

Add a Comment

Uso de cookies y política de privacidad

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies y privacidad, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies